Site Overlay

Más allá de la tragedia vivida por incendio, Silence llevará a cabo sus entregas de 2020

Durante los primeros días del mes de noviembre, tuvo origen un incendio en el polígono de Molins de Rei (Barcelona) que devastó las instalaciones de Silence, la misma se trata de una empresa de motos eléctricas, a decir, la más importante del país.

Silence es la mayor compañía de motos eléctricas en España que tiene una capacidad de ensamblaje de 12.000 paquetes de batería al año. Su fundador y consejero delegado es Carlos Sotelo y sus máximos accionistas CaixaBank asegura Juan Antonio Alcaraz.

Al momento del incidente, no se encontraba nadie laborando debido a que fue a una hora tardía, por lo que no se produjo ningún herido. Luego de la destrucción de las naves, se despertaron las expectativas sobre sí Silence, podría o no proseguir con su actividad. De acuerdo a la explicación de la empresa, «La intención de la compañía es no parar. Estamos viendo las alternativas que tenemos, pero no vamos a cesar en la actividad».

En todo caso, Silence debería agradecer al Covid, de una forma irónica, que no haya llegado a realizar un paro técnico forzoso de sus actividades, ya que a causa de la pandemia se vieron obligados a realizar un traslado del ensamblaje de sus motocicletas a Sant Boi de Llobregat. Desde Silence señalan: «Esta fábrica la construimos en dos meses por el Covid, por lo que sabemos cómo actuar ante una crisis y contamos con mucha flexibilidad y agilidad al ser una empresa pequeña».

Considerando que el 70% de la actividad industrial desarrollada por la empresa está concentrada en Sant Boi, dentro de las instalaciones que se quemaron de Molins de Rei en donde son ensamblados los paquetes de baterías que son indispensables para el funcionamiento de las motos de Silence. Del mismo modo, desde la empresa acotan: «Contamos con un stock en Sant Boi que nos va a permitir no parar. Sí vamos a tener que bajar producción por falta de existencias, pero ya estamos trabajando con los proveedores en buscar alternativas y esperamos cumplir las previsiones para 2020».

Finalmente, enfatizan en que se avecinan semanas que serán complicadas, por lo que se deberan realizar «paros técnicos obligatorios debido al traslado de producción y el acople de los proveedores», tal situación puede traer consigo un ERTE técnico de algunas semanas. No obstante, sólo se han contabilizado 10 personas que han sido afectadas ya que su puesto de trabajo quedó calcinado.

Las áreas administrativas de Silence eran las que se ubican en Molins de Rei, por lo que ya se encontraba preparado para el teletrabajo. Se debe recalcar que, Silence desde el primer momento se puso en contacto tanto con sus proveedores como con sus clientes y entre ellos los más destacados son Acciona Moto Sharing (este se trata de uno de sus principales accionistas), y Seat a la que le suministra la eScooter 125, conocida como la primera moto de la marca de coches y que fue lanzada recientemente al mercado.

Aun cuando la esperanza se centra en concluir el año con unas 10.000 motos producidas, la previsión en cuanto a lo que se mantenía antes del incendio y que fue revisado a la baja luego de la pandemia, la faena para Silence sugería que se aproximaban «dos meses buenos, septiembre y octubre», por lo que tuvieron que «bajar el ritmo»