Site Overlay

Show o deporte, el motociclismo

Hay actividades que son sencillas de reconocer para quien cuenta con un ojo agudo o es especialista, por ejemplo, sabemos que una joya donde destaca el oso Tous, no es una bisutería, pero cuando se trata de otras actividades como el motociclismo, entra la disyuntiva de saber si se trata de un espectáculo o realmente es un deporte. Sinceramente es algo no tan sencillo hacer una reflexión sobre ello, ya que suele traer consigo una gran controversia, por lo que no parece tener fin.

Para lograr un discernimiento, lo primero que debemos hacer es acudir a la definición de lo que es el deporte, y ello se debe a que para algunos dicho concepto significa una cosa y para otros otra bastante distinta, pero debemos saber que si existe una definición exacta. En este sentido, la RAE, a través de su Diccionario de la lengua española, alcanza a definir deporte como una «actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas»; también, en una segunda acepción, más amplia, como «recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire».

Tras esta definición, resulta inevitable pensar que el motociclismo se trata de un deporte, ya que cumple con cada uno de esos requisitos, pues implica actividad física, se muestra una competición y está sujeta a diversas normas. Pero todo no queda allí, pues debemos indagar en lo que sostiene la RAE que es un espectáculo:

Función o diversión pública celebrada en un teatro, en un circo o en cualquier otro edificio o lugar en que se congrega la gente para presenciarla.
Conjunto de actividades profesionales relacionadas con los espectáculos. La gente, del mundo del espectáculo.

Tomando en consideración tales definiciones, Bueno, podríamos plantearnos que también el motociclismo se trata de un espectáculo, debido a que puede ser considerado una diversión pública, que además es celebrada en en un circuito, donde se congregan las personas para ser presenciado. Pero entonces podemos notar que podrían considerarse otros deportes como espectáculos. En todo caso y sea cual sea el deporte en el que estemos pensando, todo llegan a cubrir las especificaciones de espectáculo.

De modo que tal controversia nos conduce más lejos de las definiciones, para adentrarnos en parámetros que tienen que ver con la justicia, puesto que todos los deportes de motor incurren en la misma pregunta, ¿cuánto se depende de la máquina y cuánto de la persona que lo controla?, justo allí se encuentra el núcleo de tal discusión en la que podría considerarse al motociclismo como un deporte o no.

Cuando se trata de un deporte de velocidad, podríamos pensar que lo más relevante siempre será el motor, pero no es así y un ejemplo de ello es Ducati, cuya escudería ha sido la más potente de todos lo tiempos y lleva años sin alcanzar un título desde que lo logró Casey Stoner en 2007. Al parecer, este es un debate que nunca tendrá fin pues en cada oportunidad que se piensa en un deporte de motor, al parecer lo que cuenta más es la máquina que el piloto.