Site Overlay

Una empresa de motos y sus posibilidades

España se ha convertido en un país en el que la afición por las motos y por las competición resulta un hecho predominante como consecuencia de que durante los últimos años, los éxitos deportivos de sus pilotos, las retransmisiones televisivas, el seguimiento de los medios de comunicación, la gran cantidad de competiciones y la creación de nuevos circuitos, se han visto acrecentados por la pasión de los aficionados en conjunto con el número de pilotos federados.

En consecuencia, se han desarrollado proyecto empresariales enfocados hacia el diseño y la fabricación de motocicletas que inicialmente se derivada del prototipo que se ha diseñado para la competición desde la cadena de suministros industriales como un carro de herramientas bahco.

Pero que en un futuro será posible poder adaptar a otras cilindradas con las que también se pueda competir a nivel nacional e internacional y de este modo diversificar la oferta para fabricar las más de 500 motocicletas por año.

La mejor manera de instaurarse

Las más recientes empresas que se han instaurado en el sector motorizado desean instaurarse dentro de lo que es conocido como economía social, este se trata de un concepto que a medida que pasa el tiempo suena con más fuerza y el mismo consistente en un modelo empresarial que está integrado por empresas privadas.

Las mismas están basadas en los principios de democracia, equidad, gestión participativa, primacía del trabajo y del factor humano ante el capital, tanto en los procesos de toma de decisiones como en la distribución del beneficio. Con respecto a los fines de este tipo de empresas se pueden mencionar la eficiencia, la económica y la redistribución de la riqueza que se ha generado, con carácter social.

Economía Social

Este se trata de un modelo que no es reciente aunque en estos tiempos en los que se vive gran convulsión en el sistema económico y de crisis ha venido renaciendo, debido a que en parte los gobiernos lo apoyan con ventajas fiscales y suficientes subvenciones al momento de ser creadas.

Del mismo modo, crean un compromiso con los trabajadores pues todos o quizás la mayoría pueden pueden convertirse en socios de la empresa y de esta manera crean una mayor incentivación para la producción y rentabilidad de la empresa, aparte de un compromiso con lo zona donde se crea y su medio ambiente.

El motivo por el que se crean este tipo de empresas dentro de la economía social es que todos sus integrantes (socios) van tomando las decisiones y asumiendo los posibles riesgos empresariales de manera colectiva mediante una participación democrática y en donde esos mismos socios también son los mismos que trabajan en el proyecto.

Con respecto al reparto de las cargas está basado en el principio de equidad, donde priman las personas y el trabajo frente al beneficio individual. Todo se encuentra estrechamente ligado a la ética común de solidaridad y de cooperación al servicio de los integrantes, pues entre ellos debe encontrarse presente un gran espíritu de ayuda y colaboración para aportar todos esos conocimientos sobre los distintos temas, y de esta manera poder enriquecer unos de otros, creciendo y desarrollándose como verdaderos profesionales.